Medi Ambient recuerda la obligación de realizar tareas de autoprotección en las casas situadas en áreas urbano-forestales.

Este año, se han producido 61 siniestros que han quemado, hasta día 14 de octubre, un total de 91,73 hectáreas. Una cifra un 40% inferior a la media de los últimos 30 años y un 14% inferior respecto la última década.

Por islas, el 70% de los siniestros se han producido en Mallorca (42), un 28% en Eivissa (17) y un 2% en Menorca (que ha registrado un único siniestro). En Formentera este año no se ha originado ningún conato ni ningún incendio.

En cuanto al tipo superficie afectada, el 26% ha sido sobre terreno forestal arbolado (principalmente pinar) y el resto sobre terreno no arbolado (carrizo, matorrales, cañizo, etc.).

El incendio con más superficie afectada fue el de Ariant, en Pollença, que quemó 58,62 hectáreas el día 6 de febrero. Un hecho que prueba la desestacionalización de los incendios forestales, como ha pasado durante los últimos años. Por eso, el conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, ha recordado que «a pesar de acabar la época de peligro, el riesgo todavía existe» y que «incendios como el de Ariant nos demuestran que es de vital importancia convivir con el riesgo creciente de incendios forestales agravados por las consecuencias de la emergencia climática». De hecho, el mes de febrero hubo 13 siniestros, frente los 7 registrados durante el mes de julio.

El segundo incendio con más superficie afectada, ya dentro de la campaña estival, fue el del Coll de sa Gramola, de nivel 1, que quemó 7 hectáreas de matorral y pastos en un terreno que ya había quemado durante el gran incendio del año 2013 en Andratx.

Por otro lado, el incendio de Son Suredeta, originado el mes de junio que quemó 4,76 hectáreas, pone de manifiesto la necesidad y la obligación que tienen los propietarios que viven en áreas de interfaz urbano-forestal de crear fajas de protección para frenar el avance del fuego hacia las viviendas. Así lo ha recordado el gerente del IBANAT, Joan Ramon, quien ha añadido que «la rápida actuación de los medios de extinción en este incendio, hizo que el fuego no llegara a afectar la zona habitada». También ha agradecido al personal de las brigadas el esfuerzo realizado durante esta campaña y el aumento de disponibilidad de las brigadas durante las oleadas de calor. Este año la campaña empezó con una situación desfavorable por la carencia de precipitaciones y el estado de la vegetación.

En cuanto a las causas, casi la mitad de los siniestros se han iniciado por una negligencia, casi el 22% han sido intencionados, el 12% han sido por causas naturales, como rayos. Quedan pendientes de determinar la causa casi un 7% de los siniestros.

Mir ha incidido también en la creciente sensibilización de la ciudadanía que ha habido este año en no generar fuego y en la inmediatez de los avisos de humo que se han producido. De hecho, un 87% del total de los siniestros han sido conatos, es decir se ha visto afectada menos de una hectárea de superficie.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.