En 2020 se realizaron en Baleares 2.880 abortos, la mayoría de los cuales fueron en la franja de entre 25 y 34 años.

La consejera de Presidencia, Función Pública e Igualdad, Mercedes Garrido, y la directora del Instituto Balear de la Mujer, Maria Duran, recibieron hoy a la directora de la Instituto de las Mujeres, María Antonia Morillas, órgano perteneciente al Ministerio de Igualdad del Gobierno de España dirigido por la podemita Irene Montero, para mantener una jornada de trabajo sobre la gestión que se hace en las islas en relación a la interrupción voluntaria del embarazo.

De este modo la consejera, la directora de la IBDona y la directora del Instituto de las Mujeres mantuvieron un primer encuentro institucional y posteriormente se reunieron con el personal técnico de gestión del aborto y con asociaciones de mujeres de las Islas Baleares.

El objetivo era conocer la realidad de las islas en cuanto a la interrupción voluntaria del embarazo y recoger aportaciones para modificar la ley 2/2010 de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo en materias como la estrategia de salud sexual y reproductiva, la objeción de conciencia, la violencia obstétrica y la autorización por el aborto entre los 16 y los 18 años.

La consejera Garrido ha explicado que “desde el Govern siempre hemos dicho que nuestro objetivo es destinar nuestros esfuerzos, recursos y políticas a ayudar a las mujeres a desarrollar su proyecto de vida en igualdad, y en este objetivo se incluye la finalidad que las mujeres puedan decidir sobre su propio cuerpo de forma libre, informada y segura, un derecho que estamos garantizando desde nuestra comunidad autónoma”.

De hecho, en 2020 se realizaron en Baleares 2.880 abortos, la mayoría de los cuales fueron en la franja de entre 25 y 34 años. El 63,3% de estos se hicieron en centros de titularidad pública y un 36,7 en centros privados. “Esto quiere decir que en Baleares las mujeres tienen garantizada la asistencia sanitaria y el acompañamiento necesario si deciden interrumpir su embarazo de forma voluntaria, que las mujeres de las islas pueden decidir libremente sobre su propio cuerpo y que tienen reconocidos y garantizados sus derechos, a pesar de que nos queda mucho para hacer”.

Además, las islas son la comunidad autónoma donde más abortos se hicieron en la sanidad pública el 2020, seguidos de Cantabria y Cataluña.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.