Aumenta mucho más la inflación que los sueldos, con la correspondiente perdida del poder adquisitivo por parte de los ciudadanos.

Los precios continúan aumentando en octubre y son ya un 5,5% más altos de lo que eran hace un año, lo que supone el mayor incremento interanual en 29 años, desde el mes de septiembre de 1992, según el Índice de Precios de Consumo (IPC) de este mes adelantado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

No hay que olvidar que el IPC ya subió un 0,8% en septiembre, respecto a agosto y que disparó su tasa interanual hasta el 4%, siete décimas por encima de la de agosto y la más alta en 13 años.

El INE, al igual que en meses anteriores, achaca la mayor parte del incremento al encarecimiento de la electridad durante el décimo mes del año, según los datos avanzados publicados ayer. También repercutió en los precios, aunque en menor medida, el alza de los precios de los carburantes y lubricantes para vehículos personales.

El INE ya ha anunciado que prepara un cambio en la metodología de cálculo del índice del IPC ya que tras comprobar que el gasto en electricidad es uno de los componentes que hace que más se dispare la inflación dicen que hasta ahora se estaba haciendo el cálculo mal.

Suponiendo que fuese cierto que un tercio de la subida del IPC corresponde a la luz, como entiende el Banco de España, del 5,5% de la subida del IPC calculada por el INE habría en torno a un 0,8% de desviación al alza. O dicho de otro modo, la inflación con la que se calculan infinidad de indicadores macroeconómicos estaría sobreestimada en cerca de un punto.

Si el INE recalcula la inflación, el nuevo cálculo daría, dada la coyuntura de crisis de la electricidad actual, un balón de oxígeno al Gobierno, que podría liberar parte del gasto en revalorización de pensiones o sueldos del personal público a otras partidas.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.