En el acto organizado en el Claustro de Sant Vicenç por el Ayuntamiento de Manacor en recuerdo de la escritora Maria Antonia Oliver.

La escritora Maria Antònia Oliver, que nació en Manacor en 1946, murió el jueves en Palma a los 75 años de edad. Tras 30 años residiendo en Barcelona, la escritora regresó a Mallorca hace unos 25 años y se estableció en Biniali, cuya casa ha donado a la entidad catalanista OCB.

La autora fue reconocida como socia de honor de la Asociación de Escritores en Lengua Catalana (AELC). En el año 2003 recibió el premio Ramon Llull del Govern Balear y en 2007 la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya. En 2016 fue distinguida con el Premio de Honor de las Letras Catalanas, otorgado por la entidad separatista Òmnium Cultural.

Durante la entrega del “Premio de Honor de las Letras Catalanas” por parte de Òmnium Cultural reafirmó su defensa del concepto de Països Catalans, y no solo en el aspecto lingüístico sino también en el político. “En temas de lengua y cultura estamos muy unidos, no en términos de política. Pero lo estaremos, estoy segura. Hay gente que también queremos un Estado propio, pero vamos un poco retrasados. Catalunya es para nosotros un espejo. Estoy convencida de que veré la independencia de Catalunya y, aunque la independencia de todos los Països Catalans creo que no la veré, estoy también convencida de que llegará”

En 2018 el Ayuntamiento de Manacor, cuyo equipo de gobierno estaba formado por PP, PI y AIPC, la nombró hija predilecta juntamente con el músico Antoni Parera Fons. Al mismo tiempo que nombraban hijos ilustres al pintor Miquel Brunet y al poeta Guillem d’Efak.

Ayer el Ayuntamiento de Manacor organizó un homenaje en recuerdo de la escritora al que asistió mucha menos gente de la que habían previsto los organizadores. Hecho que demuestra clarisimamente que las prioridades de nuestros concejales son muy diferentes a las del pueblo que dicen representar.

Según las fuentes consultadas asistieron entre 50-70 personas, algunas de ellas vinieron desde otras localidades de Mallorca. Como por ejemplo dos altos cargos del PSOE venidos expresamente de Palma o un concejal de Més-ERC de Pollença.

De los 21 concejales de Manacor asistieron 11. Cinco de Més-ERC, dos del PSOE, el de Podemos, dos del PI, uno del PP y ninguno de AIPC. Asimismo hiceron acto de presencia dos agentes de la Polícía Local, suponemos que para velar por la integridad de los asistentes. Eso si, luego nos dicen que hay pocos para patrullar por nuestras calles.

Y como era de preveer se colocó en un lugar preferente una bandera separatista catalana, también conocida como “la estelada” o como “la cubana“. Una bandera que fue colocada por la concejala Carme Gomila Domínguez, de Més-ERC.

Si algo debería de sorprender, o no, es que la única concejala del PP no abandonase el acto inmediatamente, así como los concejales asistentes del PSOE. En fin, ya se lo explicarán a sus votantes.

Deja una respuesta