La empresa propietaria de la furgoneta también será denunciada por instalar el depósito en el vehículo sin autorización de Industria.

La Guardia Civil sorprendió la semana pasada en la carretera Felanitx-Manacor, a un hombre repostando carburante a un turismo de su propiedad, desde un depósito instalado en una furgoneta perteneciente a una empresa de excavaciones.

Al inspeccionar el interior de la furgoneta, los agentes descubrieron que llevaba instalado sin autorización un depósito de gasoil, con un sistema de surtidor de carburante similar al de una gasolinera. La furgoneta era empleada como vehículo nodriza para abastecer de gasoil a maquinaria de la empresa.

La patrulla fiscal de la Guardia Civil, dentro de sus cometidos de prevención y lucha contra el fraude fiscal en hidrocarburos, realizó la extracción de una muestra del depósito de carburante, para ser enviada y analizada por la Agencia Provincial de Aduanas e Impuestos Especiales, si bien por la coloración rojiza del líquido extraído, era evidente que se trataba de gasóleo agrícola bonificado tipo B.

En tal caso el conductor de la furgoneta habría cometido una infracción a la Ley Impuestos Especiales por el uso fraudulento de gasoil bonificado. Por parte de la empresa propietaria del vehículo se ha cometido una infracción a la normativa de Industria, por tener instalado sin autorización un depósito de carburante con surtidor en el interior de un vehículo.

Deja un comentario