Caminar tiene muchos beneficios para nuestra salud, es gratis y se puede realizar en cualquier sitio y a cualquier hora del día.

Dicen que para adelgazar se necesitan unos 10000 pasos (lo que vendrían a ser unos 8 kilómetros), sin embargo, no es necesario que los hagas desde el primer día.

Puedes empezar por 5000 pasos e ir aumentándolos poco a poco. Y es que más importante que cuánto andas es como lo haces y mantener el hábito en el tiempo, es decir, que seas constante.

Como decíamos, la forma en cómo caminamos nos ayudará más o menos a perder más peso, por eso, damos algunas pautas que debes seguir para que obtengas los mejores resultados desarrollando este tipo de ejercicio:

Alterna en la caminata distintos ritmos. Es decir, unos minutos más rápidos y otros un poco menos. Por lo general, dicen los expertos que hay que andar como si se tuviera prisa, pero los estudios han confirmado que ir combinando las velocidades al andar, da mejores resultados.

– Si además, quieres hacerlo aún más fectivo, anda llevando en las manos pesas o botellitas de agua.

– Anda con la espalda muy erguida.

Mantén la mirada en el horizonte, evitando mirar hacia abajo.

Trata de andar sobre una cierta pendiente o subiendo rampas, ya que haciéndolo perderás más peso que si caminas sobre una superficie plana.

-Trata de complementar los paseos con otros hábitos diarios como utilizar las escaleras en vez del ascensor, aparcar más lejos de casa o del trabajo, o bajarte una parada antes de tu destino, entre otras muchas.

Recuerda siempre que cuanto más andes, más adelgazarás y que cuantos más kilos sobran, también más peso se pierde. Pero sobre todo evita obsesionarte, ya que como decíamos, es más importante la constancia a la intensidad.

Deja una respuesta