Los ayuntamientos pueden pedir ayudas de entre 1.000 y 16.000 euros por nuevos rótulos y señalizaciones en catalán.

La vicepresidenta y consejera de Cultura, Patrimonio y Política Lingüística, Bel Busquets, y el director insular de Política Lingüística, Lluís Segura, han presentado hoy una nueva convocatoria de subvenciones que pone 90.000 euros a disposición de los ayuntamientos de Mallorca para la confeccion de rótulos, indicadores y señalización en catalán, tanto si son de nueva creación como si sustituyen a otros que o bien no están en catalán o no están redactados en una ortografía correcta o ya no están en buen estado.

Según ha explicado Busquets, estas ayudas «nacen de la vocación municipalista que tenemos y forman parte de las políticas para contribuir a la normalización lingüística de la lengua catalana en un tiempo en el que hay que recordar que el catalán es la lengua de las administraciones públicas de las islas y que los topónimos de las Islas Baleares tienen como única forma oficial a la catalana».

«Los letreros que son subvencionables van desde la denominación de los topónimos, nombres de los municipios, territorios y núcleos de población hasta las placas exteriores de nombres de calles y edificios municipal; también aquellas señales que tienen información turística, como rutas, playas o equipamientos culturales, y las señales informativas de carácter móvil, como señalizaciones de obras», ha apuntado Busquets.

Ley de normalización lingüística

Segura ha detallado que «el artículo 15 de la Ley de normalización lingüística de las Islas Baleares establece que la rotulación pública debe realizarse en lengua catalana, acompañada, si es necesario, de signos gráficos que faciliten la comprensión a los no catalanohablantes. La rotulación en catalán y castellano se emplea sólo cuando así lo aconsejen las circunstancias sociolingüísticas, y en todos los rótulos, indicaciones y escritos en general, bilingües, la primera versión debe ser la catalana, como lengua propia de las Islas Baleares, y la segunda, la castellana». En este sentido ha explicado que “en los últimos años se ha detectado que a menudo se incumple esta normativa y desde el Consell queremos facilitar a los ayuntamientos que hagan este trabajo”.

Ambos dirigentes han considerado que es una buena oportunidad para incrementar la presencia del catalán en las calles de la isla, contribuyendo a poner de manifiesto la presencia de la lengua propia de las Islas Baleares en nuestro paisaje urbano. «Una presencia que todavía está muy lejos de ser mayoritaria y que, en algunos casos, llega incluso a ser inexistente», según Segura.

La convocatoria de ayudas, que se publicará mañana sábado 19 de marzo en el BOIB y podrá solicitarse a partir del lunes, consta de dos líneas de subvenciones, una para ayuntamientos de Mallorca con una población igual o inferior a 20.000 habitantes y la entidad local menor de Palmanyola, y otra para consistorios con más de 20.000 habitantes. Así, los municipios más pequeños tendrán ayudas de entre 1.000 y 8.000 euros y los más poblados de entre 2.000 y 16.000 euros.

Deja una respuesta