El coordinador de VOX Manacor, Javier Fernández, denuncia el enfado de los vecinos por el despotismo del alcalde indepe.

“Desde el inicio de las obras, los vecinos se han puesto en contacto con la agrupación de VOX Manacor para expresarnos su malestar por cómo está haciendo el consistorio las cosas. Los vecinos se quejan de que el ayuntamiento no les ha informado de las obras de la Plaza de Santa Catalina” afirma Fernández.

VOX Manacor denuncia que las obras han comenzado de forma repentina y sin previo aviso. “Lo peor es que hoy han empezado a levantar las aceras y al no estar avisados, muchos vecinos se han quedado con el coche bloqueado”. Los vecinos también se quejan de que el consistorio ha quitado el espejo que hay en el cruce de la citada plaza con las calle Sant Sebastià, punto negro en el que semana sí, semana no, hay accidentes de tráfico.

Otra de las peticiones vecinales es que el ayuntamiento ilumine mejor la zona de obras, ya que han quitado las farolas y está totalmente a oscuras. Es una cuestión de seguridad, tanto para evitar delincuencia como para que haya visibilidad en la zona de obras y así evitar accidentes. Yo le pregunto al alcalde, ¿qué pasaría si hoy hubiera una urgencia y una ambulancia o los bomberos tuvieran que acceder a la calle Valldemossa?” dice el coordinador de VOX Manacor.

Javier Fernández recuerda que “este verano se convocó a los vecinos de la plaza para llegar a un acuerdo y la concejal de Urbanismo, la señora Hinojosa, prometió otras reuniones y que haría pruebas para decidir si se podría o no estacionar en la plaza.

Como nos tiene acostumbrado este equipo de gobierno con su superioridad moral, ni se han hecho reuniones ni se ha consensuado nada.

Cabe recordarles a estos pijo-progres comunistas que en cuatro ocasiones los vecinos pidieron votar de manera democrática y la concejal Hinojosa se negó.

En Manacor solo se hace lo que les da la gana a los concejales de Movilidad, Urbanismo y Servicios Generales.

Esto que está sucediendo ya ocurrió con la zona ZPR, entonces, de un día a otro, cerraron medio Manacor, con la consiguiente ruina para los comercios del centro”, lamenta Fernández.

Deja una respuesta