Esta tarde un ciudadano ha publicado en su perfil de Facebook dos fotografías, que son las que ilustran este artículo, acompañadas de la siguiente denuncia:

«Esta tarde la Policía Municipal recorre todas las casas de la calle Gerrers de Manacor informando a los que allí viven que las macetas que han sacado a la calle están ocupando ilegalmente la vía pública, les piden el DNI y les dicen que recibirán la correspondiente denuncia. ¿Forma parte esta intervención sorpresa de aquello de ‘Manacor, Posa’t guapa!‘?«.

En poco tiempo la publicación de su denuncia se ha hecho viral.

Código de circulación

Por las indagaciones que hemos realizado parece ser que la Policía Local ha intervenido por una denuncia realizada por un vecino y, efectivamente, según establece el Código de Circulación no se pueden colocar objetos en la vía pública que interrumpan u obstaculicen el paso de peatones y/o vehículos.

El problema viene de que, según nos han comentado, algunos vecinos afirman tener permiso (se supone que verbal) del alcalde para poner esos maceteros en las calles. Es decir, de ser así, el alcalde estaría incitando a los ciudadanos a incumplir las normas vigentes.

En todo caso habría que pedir un permiso previo, como por ejemplo el que tienen que pedir aquellos negocios que instalan terrazas, y el Ayuntamiento puede autorizarlos o denegarlos en función de que cumplan, o no, determinados requisitos de seguridad vial.

En Valldemosa, Soller, etc. si, ¿y en Manacor no?

Una usuaria de redes sociales responde indignada a la publicación compartida en el grupo de Facebook «Manacor Opina» diciendo «¿Qué decis? ¿Cómo puede ser? ¿Y cómo es que en Valldemosa, Soller, y todos los pueblos de la Sierra los tienen…y nosotros una calle guapa ya la quieren quitar… esto es increíble 🤦‍♀️«.

Por la información que hemos podido recabar las calles que se mencionan de esos pueblos, en las que hay maceteros, son peatonales pero estas de Manacor no lo son.

El problema sería la ZPR impulsada por el alcalde y su equipo de gobierno. Una ZPR que aún a día de hoy no funciona debidamente más de un año después de su puesta en marcha por sorpresa ya que, entre otras cosas, las cámaras de seguridad que teóricamente deben de velar por el buen funcionamiento de la misma ni están ni tienen fecha prevista de llegada ni mucho menos de funcionamiento.

Una ZPR que impide el acceso a 67 calles a todos los manacorins que no viven en ellas o que no tienen aparcamientos en las mismas pero que, al mismo tiempo, tampoco son peatonales. ¡No son ni chicha ni limoná! Y claro, ahora nos encontramos con noticias como esta.

Deja un comentario