Digital Manacor informaba el 21 de agosto, hoy hace exactamente un mes, sobre Peleas y ruidos insoportables a las puertas de la discoteca Guaguancó.

Publicábamos dos audios y 4 vídeos en los que se podía comprobar que las denuncias de los vecinos sobre las peleas y ruidos en las inmediaciones de dicha discoteca eran más que justificadas.

Una persona, que deseaba quedar en el anonimato, advertia que «el día menos pensado podría haber problemas de mayor gravedad cuando alguno de los altercados que se producen a las puertas de la misma vaya a más«.

Todo sigue igual, o peor

El máximo responsable político de la Policía Local de Manacor, Joan Gaià Mascaró, no parece que haya dado ordenes concretas, claras y concisas para intentar cortar de raíz estas denuncias ciudadanas ya que los problemas no sólo no han disminuido sino que aumentan.

Así se puede comprobar en el siguiente vídeo, grabado por una vecina la madrugada de este pasado domingo, 18 de septiembre, en el que se puede ver una pelea en la calle en la que participan varias personas.

Para aquellos que no puedan ver el vídeo en Youtube, ante los «impedimentos y trabas» que ponen para su visionado («censura progre» para que no se vea lo «políticamente incorrecto») lo subimos también en nuestro servidor:

El ‘Sheriff Gaià’ debe actuar antes de que sea tarde

Una mala caída o un mal golpe en cualquiera de las muchas peleas que se producen en las inmediciones de esta discoteca se podría producir más pronto que tarde y para evitarlo el Ayuntamiento de Manacor debería actuar de forma contundente y, sobretodo, rápida.

No estamos ante hechos puntuales e imprevisibles sino todo lo contrario y, por tanto, el máximo responsable de la Policía Local, Joan Gaià (alias Sheriff Ripoll), y el alcalde Miquel Oliver no pueden continuar mirando hacia otro lado y deben de actuar cuanto antes. No hacerlo es jugar con fuego.

Según nos informan los vecinos «después de la noticia que publicó Digital Manacor, durante dos fines de semana, los porteros de la discoteca avisaban a la gente para que se callase» aunque «pocos les hacían caso».

Por tanto, parece que ha hecho mucho más el dueño de la Discoteca Guaguancó que no el alcalde Oliver y el «Xèrif Gaià«.