El 12 de septiembre, Mateu Marcè Riera, concejal-delegado de Educación del Ayuntamiento de Manacor firmaba un decreto mediante el que autorizaba la contratación del «servicio de refuerzo escolar a alumnos de enseñanza primaria y secundaria de los centros escolares públicos, y concertados, del termino municipal de Manacor«. Y añadía: «que no pueden pagar un recurso privado, fuera del horario escolar«.

Un servicio de refuerzo escolar que costará a todos los ciudadanos de Manacor la cantidad de 510.000, 44 euros. Un dinero que cabe recordar que llega a las arcas municipales desde los sufridos bolsillos de aquellos ciudadanos que pagan impuestos y tasas municipales.

Tasas e impuestos municipales que, como informábamos en este mismo digital, este año ascienden a 23 millones de euros que tienen que pagar 36.123 ciudadanos de Manacor.

El Decreto

Digital Manacor ofrece a continuación a sus lectores, en una nueva y rigurosa exclusiva informativa, el decreto firmado por el concejal-delegado de MÉS-ERC:

Se puede ampliar el documento, y descargarlo, pulsando encima de la imágen
Se puede ampliar el documento, y descargarlo, pulsando encima de la imágen
Se puede ampliar el documento, y descargarlo, pulsando encima de la imágen

Lo que no se dice

Lo que no se dice es que este medio millón de euros es un dinero que se está malgastando, por no decir directamente que se está tirando a la basura, ya que una gran mayoría de los alumnos que se acojen a este «servicio» no tienen ningún interés en aprovechar esas supuestas clases de «refuerzo escolar».

Según las fuentes que hemos consultado «no hay ninguna vinculación entre el hecho de recibir el refuerzo y los resultados académicos» ya que «estos alumnos mayoritariamente ni tan siquiera obtienen el título«.

Estamos hablando por tanto de que lo que deberían ser clases de «refuerzo escolar» se convierten en una especie de «guardería» en la que dejar a los niños para que se hagan cargo de ellos.

Una «guardería» o «clase de refuerzo» que, para mayor vergüenza del equipo de gobierno, discrimina y margina a aquellos ciudadanos que son los que las están pagando con sus impuestos y cuyos hijos no pueden acogerse a este servicio por las «normas» marcadas desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Manacor.

Deja una respuesta