• Los fondos provienen del Ministerio de Igualdad en el marco del Pacto de Estado contra la Violencia de Género
  • Eliminar cualquier discriminación por cuestión de género es un elemento clave para la política de cooperación balear


El Consell de Govern autorizó ayer a la Conselleria de Asuntos Sociales y Deportes, concretamente a la Dirección General de Cooperación, a otorgar una subvención directa de 150.000 € a la Fundación UNICEF Comité Baleares para ejecutar el proyecto «Servicios integrados para la prevención y respuesta a los problemas de protección de la infancia, incluida la violencia de género, en el distrito de acogida de población refugiada de Yumbe (Uganda)». El pago se realizará de forma anticipada, con el 100% del importe, ya que es una financiación necesaria para poder llevar a cabo las actuaciones.

Los fondos provienen del Instituto Balear de la Mujer (IBDONA), que a su vez los recibió del Ministerio de Igualdad en el marco del Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Dos de los fines de este pacto son destinar recursos para medidas específicas contra la violencia machista dentro de los protocolos de actuación con población refugiada y aplicar otros para la prevención de la violencia machista contra las mujeres y niñas en tránsito o en destino.

El proyecto subvencionado quiere ser una respuesta integral a las necesidades específicas de los niños y niñas víctimas de la violencia sexual y de género en los 26 condados del distrito de Yumbe, en Uganda. La actuación también incluirá la prestación de apoyo psicosocial y servicios de salud, seguridad y jurídicos. Asimismo, proporcionará capacitación específica a los agentes de servicios, concretamente en la salud -gestión clínica de la violación- y la policía, para abordar la violencia de género y, específicamente, la violencia sexual.

Cabe mencionar que el IV Plan Director de Cooperación para el Desarrollo de las Islas Baleares 2020-2023 promueve un modelo de desarrollo que busca la eliminación de todas las formas de discriminación de los derechos humanos, especialmente la discriminación por cuestión de género, y, por tanto, este es un elemento clave para la política de cooperación balear.