Unas 1.000 personas, según la organización, han participado este domingo al mediodía en la concentración convocada por VOX y el sindicato Solidaridad en la Plaza de Corte, delante del Ayuntamiento de Palma, bajo el lema «Frente al Gobierno de la traición y de la inseguridad. España quiere votar. Elecciones ya».

El presidente de VOX Baleares Jorge Campos, y el coordinador de Solidaridad David Simón han leído los manifiestos como simultáneamente se ha hecho ante los consistorios de todo el país. En Palma se han unido a la convocatoria las asociaciones ANVAC (Asociación Nacional de Víctimas y Afectados por el Coronavirus), ANAVID (asociación Nacional de Ayuda a las Víctimas de Violencia Doméstica), Mi Barrio Seguro, Asociación de Mujeres por la Igualdad y el Foro Antonio Maura.

Campos ha tenido una especial mención para la situación en Baleares: «Pedro Sánchez es un peligro real. Y no está solo… Aquí, en nuestras Islas Baleares, que quieren meter con calzador en esa locura inexistente de los países catalanes. La escudera de Pedro Sánchez en nuestra tierra tiene nombre, se llama Francina Armengol (…) A Sánchez y Armengol todo les da igual, ninguno de vosotros le importa nada. Lo único que quieren de vosotros es que paguéis impuestos para perpetuar su festival de enchufados, estómagos agradecidos y despilfarro en sus fantasías sectarias que nada tienen que ver con la vida real, con los problemas de los ciudadanos de Baleares y de España».

El presidente de VOX Baleares también ha tenido un guiño con los alumnos expulsados de La Salle por colgar una bandera española: «han sido expulsados injustamente. Por eso os pido un fuerte aplauso para esos patriotas».

Por su parte Simón ha incidido en los problemas del acceso a la vivienda, a la inflación, al desempleo y a la seguridad: «el Gobierno primero indultó a quienes dieron un golpe contra la nación y ahora quieren rebajar el delito de sedición para que atentar contra todos sea todavía más fácil. Buscan reformar el delito de malversación para que los políticos corruptos que han saqueado las arcas públicas no paguen por lo que han hecho. Han aprobado una ley que permite a los violadores salir de las cárceles y volver a sembrar de nuevo el pánico en las calles. Un gobierno que actúa así, y más en una situación como la que padece nuestro pueblo, de absoluto naufragio económico y moral, es un gobierno indigno de tal nombre».