El portavoz del PP en el Consell y presidente del PP de Mallorca, Llorenç Galmés, ha criticado hoy que la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, «vuelva a reírse de los mallorquines, del mallorquinismo y también de sus socios» con el acuerdo presentado con el Real Mallorca. «Después de haber vuelto atrás el acuerdo de promoción turística, Cladera paga 1’8 millones para que Son Moix se llame Son Moix y añadir Mallorca al campo del Mallorca. Si no fuera porque es con el dinero de todos sería cómico», denuncia.

En este sentido se ha pronunciado el presidente del PP de Mallorca después del acuerdo presentado el pasado viernes por el cual el estadio de Son Moix se llamará Estadio Mallorca-Son Moix a cambio de 1’8 millones de euros. «Meses de espectáculo, crisis y plenos deprisa y corriendo, para esto», recuerda Galmés que si bien «no se pone en entredicho que el campo reciba el nombre de Son Moix porque es el nombre original y más popular «, cuestiona que «para eso no hacía falta pagar 1’8 millones de euros de todos los mallorquines».

Por otro lado, «sorprende que sus socios estuvieran a punto de romper el pacto si el acuerdo era por promoción turística y ahora callen, porque el propio Consell dice en su nota de prensa que el acuerdo permite llevar el nombre de la isla más allá de las fronteras mallorquinas». «Si esto no es promoción, se le parece mucho», opina Galmés. «Al final resultará que todo el problema era la palabra Visit», ironiza.