Las Islas Baleares registraron el pasado 2022 el mejor año de su historia en materia turística, en gasto y rentabilidad de los visitantes, tanto nacionales como internacionales. En concreto, el año pasado supuso el mayor gasto turístico de su historia para este periodo, 17.316,4 millones de euros, un 4,88% más que el anterior mejor registro, que fue en 2019, con un ingreso de más de 806 millones adicionales en relación a ese periodo.

Además, tal y como pone de manifiesto la Encuesta de Gasto Turístico (Egatur) hecha pública el jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Ibestat, que añade la variable del turista nacional. En esta línea, el gasto medio por visitante durante 2022 fue de 1.051 euros, un 4,06% por encima de los datos de 2019 (1.010 euros). Y el gasto medio diario por turista -tanto nacional como internacional- también se sitúa en un nivel alto, 159,82 euros, un 5,14% por encima de los 152 euros de 2019.

Según Egatur, las Islas Baleares acumularon durante todo el año pasado un gasto de 15.219,9 millones de euros de los turistas internacionales durante sus vacaciones en el archipiélago, al que hay que sumar los 2.096,52 millones desembolsados por los turistas nacionales.

Flujo de turistas

Respecto a las llegadas de visitantes, las islas han logrado recuperar durante 2022 la práctica totalidad del turismo perdido durante la pandemia provocada por el COVID-19 consiguiendo un aumento de la rentabilidad gracias al mayor gasto de sus visitantes.

Las Islas Baleares cerraron el año con prácticamente el mismo número de turistas que en 2019 (-0,003%), 16,47 millones, tanto nacionales como internacionales, tal como pone de manifiesto la Encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (FRONTUR) y el Ibestat.

Valoración positiva de 2022

El conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, ha valorado muy positivamente la evolución de la actividad turística, tanto en gasto como en número de visitantes, puesto que la economía de las Islas continúa mostrando fortaleza también en los meses de menor actividad, y con un gasto y rentabilidad turística récord.

Deja un comentario