Digital Manacor publicaba este pasado martes, 17 de octubre, una exclusiva que se ha convertido en un auténtico bombazo informativo que ha corrido como la pólvora por Manacor: Una joyería de Manacor estafa, presuntamente, a sus clientes y cierra.

En dicha noticia, que ha tenido más de 8.000 visitas, Digital Manacor cumplia con su deber e informaba de los posibles delitos de estafa y apropiación indebida en los que podría haber incurrido la Joyería Ramón Llull.

De esta manera Digital Manacor ponía sobreaviso a personas que quizás aún no eran conscientes de haber podido sufrir un delito y les recordaba que para que un delito pueda ser perseguido por los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y, posteriormente ser castigado por los jueces, debía ser denunciado.

La respuesta de la Joyería a través de un anuncio

Un semanario de Manacor, que redacta todas sus noticias en catalán, ha publicado un anuncio bilingüe español/catalán de una página entera en el que se dice lo siguiente:

La Joyería Ramón Llull tiene las puertas del taller abiertas (Plaza de Sant Jaume esquina con la calle Alegría) de lunes a sábado, de las 10 h. a las 13:30 h., para poder recoger vuestras piezas“. Disculpen las molestias“.

Nos consta que esta misma mañana de sábado el taller de la Joyería Ramón Llull ha estado abierto y ha tenido una gran afluencia de clientes recogiendo piezas de joyería, relojes, y otros objetos que tenían en la misma y que no podían haber recogido debido a su cierre.

Nos llena de satisfacción la reapertura de la Joyería y que la misma se haya producido después de la publicación-denuncia de nuestra noticia. En todo caso, Digital Manacor seguirá de cerca el desarrollo de los acontecimientos y, si fuése necesario, volvería a informar al respecto.

Sea como sea, bien está lo que bien acaba. Estamos muy satisfechos de poder haber aportado nuestro grano de arena para que así sea aunque solo hayamos cumplido con el sagrado deber de informar que se le supone a todos los medios de comunicación, aunque muchos de ellos no lo lleven a la práctica.

Deja una respuesta