El alcalde de Manacor, Miquel Oliver, firmaba ayer viernes 27 de octubre, un bando titulado «Prohibición de utilización de artefactos pirotécnicos durante la celebración de la vigilia de Todos Los Santos (Noche de las almas)«.

Bando municipal que se puede descargar a continuación:

Un bando con dos únicos puntos que se contradicen entre si

Un bando que no es más que un brindis al sol para intentar quedar bien de cara a la galería ya que en un primer punto prohibe «cualquier uso de artefactos pirotécnicos (petardos, cohetes, tracas, etc.) que puedan perturbar la convivencia ciudadana, la utilización pacífica de las calles y los espacios públicos«.

Sin embargo, en el segundo punto, el bando dice que «Se autoriza a los agentes de la Policía Local para que procedan, en caso de que el uso de los artefactos pirotécnicos antes señalados supongan un riesgo para las personas, o bienes, a su inmediata retirada y custodia«.

Es decir, mientras por un lado se prohibe «cualquier uso de artefactos pirotécnicos«, por otro lado se acota la intervención de los agentes de la Policía Local a incautar los artefactos pirotécnicos «en caso de que supongan un riesgo para las personas, o bienes«.

La lógica y el sentido común del alcalde brillan por su ausencia

Sr. alcalde, ¿cuándo suponen los petardos, cohetes y tracas un riesgo para las personas o bienes? ¿Cuándo ya han explotado y causado daños? ¿Es entonces cuándo los agentes de la Policía Local pueden intervenir? ¿Una vez que ya han explotado?.

Sr. alcalde, la lógica y el sentido común nos dicen que si realmente se quiere actuar para intentar evitar los obvios y evidentes peligros que suponen el uso descontrolado de artefactos pirotécnicos hay que hacerlo antes de que estos se utilizen y, por tanto, hay que impedir su venta. ¡Todo lo demás son brindis al sol!.

Deja una respuesta