El Ayuntamiento de Manacor, a través de su departamento de publicidad y propaganda, informa que en el transcurso del pleno ordinario de abril celebrado ayer “aprobó, con los votos a favor de MÉS-ERC, AIPC-SyS, y PSIB-PSOE y la abstención de PP y VOX la propuesta de Alcaldía sobre el reglamento regulador de la Gerencia de Urbanismo del municipio“.

Recuerdan que “El Pleno, en sesión ordinaria de 15 de enero de 2024, aprobó inicialmente la creación de este órgano colegiado y de gestión cuyo objetivo es mejorar el desarrollo de las competencias urbanísticas“.

También han informado que “En el plazo de exposición pública se han presentado alegaciones por parte del grupo municipal del Partido Popular, del grupo municipal PSIB-PSOE y por UGT, la mayoría de las cuales han sido aceptadas“.

Y finalizan comunicando que “De acuerdo con el reglamento aprobado, el cargo de Gerente será nombrado y destituido por acuerdo de pleno a propuesta del alcalde. El cargo deberá ser desempeñado por un funcionario de carrera o laboral de las Administraciones públicas, titulados superiores en ambos casos, y con más de cinco años de ejercicio profesional en el segundo. Excepcionalmente podrá ser desempeñado el cargo por un profesional del ámbito privado que reúna los requisitos de titulado superior y una experiencia profesional de más de cinco años de ejercicio profesional“.

La opinión de Digital Manacor

Sorprende la abstención de PP y VOX pero, sin duda, la más sorprendente es la del PP ya que si algo está claro es que se crea un cargo innecesario con un alto coste económico, coste que tendremos que pagar todos los ciudadanos de Manacor a través de nuestros impuestos.

También sorprende que el PSOE vote a favor pero, sin duda, tratarán de vender que se han aceptado la mayoría de las alegaciones presentadas. Lo mismo que el PP tratará de vender que su cambio de opinión se basa en que a cambio han conseguido que el equipo de gobierno acepte adherirse al Decreto Ley 6/2023, de medidas urgentes en materia de habitaje. Es decir, ¡un cambalache en toda regla!.

El PP se opuso en un principio, frontal y enérgicamente, contra la creación de esa plaza y, al igual que el PSOE, se alegaba básicamente que lo que el departamento de urbanismo necesitaba no eran más jefes sino más personal administrativo, arquitectos y otros ya que, al final, estos serán los que podrán agilizar los plazos de entrega de las licencias de obras, etc.

Si algo está meridianamente claro es que el alcalde separatista Miquel Oliver ha conseguido, una vez más, imponer su voluntad a pesar de estar en clara minoría de 9 contra 11. Se ha producido, sin ningún género de dudas, una nueva victoria política de Oliver ante una oposición débil, incoherente y sin rumbo.

Deja una respuesta