El alcalde Miquel Oliver predica lo que no cree en la despedida del Perlas y Cuevas