El Ayuntamiento intenta ocultar el clamor popular contra las obras de la vergüenza de Porto Cristo