El alcalde Miquel Oliver acusa al PP de racismo